Miguel Angel
De la Dra; Doris. A. Allen

Alrededor del autismo existe una serie de conceptos erróneos; analizaré cada uno de estos malentendidos y transmitiré lo que ocurre en los tratamientos de los niños si nosotros cree­mos en ellos.
Cuadro 2. Autismo: frecuentes conceptos erróneos - Todos los niños autistas son retardados. - El autismo es desesperante, intratable. - El autismo es una forma de disfasia. - El autismo es un trastorno emocional. - Las actitudes de los padres son causa del autismo. Mito: Los niños inteligentes no pueden ser autistas. Hecho: El autismo se encuentra en todos los niveles cognitivos. El cociente intelectual no es una característica definidora del autismo. Un tercio de estos pacientes no son retardados, y sos­pecho que quizás haya menor cantidad de retardados que lo que pensamos. En realidad, carecemos de pruebas neuropsicológicas confiables para evaluarlos; es frecuente ver informes de pacientes que dicen que "el niño no es testeable". Esto es cierto, en parte, al principio de la niñez: es extre­madamente dificil hacerle un test a un niño autista. Pero si esta­mos dispuestos a utilizar métodos no convencionales, si estamos dispuestos a testear. tanto "bajo el escritorio" como "sobre él", en el pasillo o donde el niño acepte comprometerse con nosotros, encontraremos que muchos de estos niños son más testeables que lo que imaginábamos. En otras ocasiones, podemos evaluarlos en una etapa posterior de la niñez. El perfil neuropsicológico que muestran es irregular, con picos y valles, raramente plano. Por lo general, el desempeño práctico en el CI es mejor que el desempeño verbal (salvo en el síndrome de Asperger). Los hallazgos en el perfil neuropsicológico nos orientan respecto de la intervención. Cuadro 3. Autismo y cognición - CI no es una característica definitoria. - Un tercio de los pacientes no son retardados. - Muchos niños autistas son testeables. - Batería neuropsicológica: perfil irregular. - Perfil neuropsicológico: CIE > CIV - Perfil menos frecuente: CIV > CIE (síndrome de Asperger) - CI es un fuerte predictor pronóstico. - CIV es mejor predictor que CIE Mito: Los problemas del lenguaje en los niños autistas son resultado de su autismo. Hecho: Los niños autistas tienen un lenguaje desorde­nado y requieren terapias específicas del lenguaje. Hemos estudiado paralelamente a niños autistas y niños con disfasia. Muchos de los trastornos que se encuentran en los niños no autistas pequeños son compartidos por niños autistas pequeños. Es importante comprender que si estos niños, además de ser autistas sufren un trastorno del lenguaje, requieren el mismo tipo de atención que un niño con disfasia. Si, por ejemplo, el niño es mudo, debemos ofrecerle un sis­tema de lenguaje visual. Que el niño no hable no significa que no debamos proporcionarle terapia del lenguaje; si no lo hace­mos es seguro que nunca va a hablar. El lenguaje puede estar alterado en el ingreso, la descodi­ficación, el procesamiento o la ejecución motora: un niño autista puede tener una afección del lenguaje en cualquier etapa o en cualquier combinación de la línea. Es importante, pues, trabajar con especialistas de patología del lenguaje y fonoaudiólogos, que puedan detectar el problema, dado que puede ocurrir en cualquier lugar de esta red. Wing (1981) ha dicho que niños y adultos que poseen carac­terísticas autistas pero hablan gramaticalmente (es decir que no tienen problemas del lenguaje) y no están socialmente distantes, provocan confusión a padres, maestros y supervisores de trabajo, quienes no pueden aceptar el diagnóstico de autismo porque lo asimilan a mudez y aislamiento total. De la Dra. Noami Amir COMUNICACIÓN ALTERNATIVA Los niños con disfasia que tienen déficit receptivos y/o expresivos usaban pizarras de figuras de una complejidad mayor y Blissymbolics para facilitar la comunicación y conceptos de un lenguaje experto. En estos niños el desarrollo de un discurso oral funcional se corresponde con una inteligencia normal. Uti­lizan el CAA como un modo interino de comunicación en su hogar y en la escuela. La edad en la cual el habla es funcional fue la más tardía en niños con dispraxia verbal oral (8-9 años), mientras que en las otras categorías de disfasia la mayoría de los niños hablaron a los 6-7 años' si tenían una inteligencia nor­mal. Los niños autistas no tienen dificultad para alcanzar el uso de símbolos gráficos o manuales, pero generalmente evitan que se mantenga una comunicación con ellos. Hemos logrado facilitar la práctica comunicativa de niños Severamente retardados con incapacidades múltiples mediante la utilización de pizarras con dibujos muy simples e interruptores que operaban los aparatos de producción de voz. Ninguno de estos niños alcanzó un discurso oral funcional. Nuestra experiencia indica que cuando el CAA es integrado a un programa terapéutico integrativo provee una técnica de intervención efectiva para niños con inhabilidades del desarrollo por las siguientes razones: · El dispositivo gráfico espacialmente organizado de dibu­jos o símbolos otorga una estructura visual que facilita la adqui­sición de conceptos del lenguaje y estructura sintáctica. · El CAA otorga un medio efectivo de transmisión de mensajes para niños de preescolar con déficit de habla y len­guaje. Es más, sirve como modo interino de comunicación, mejorando las capacidades comunicativas. e El CAA no dificulta el desarrollo del habla. Trastornos de comunicación 1. Trastornos de procesamiento cerebral - Retardo mental - Síndromes autistas - Disfasia del desarrollo 2. Impedimento en las vías sensorio-motrices periféricas - Déficit auditivos - Malformaciones bucofaciales - Síndrome de Moebius - Parálisis cerebral/Disartria Selección de sistema CAA - Historia médica y diagnóstico preciso - Destreza manual/Coordinación visomotriz - Perfil cognitivo - Habilidad para procesar/recordar información secuencial - Necesidades emocionales del niño y la familia Flexibilidad para detectar necesidades cambiantes Gripo de estudio N = 60 Edades = de 2,5 a 8 años Diagnósticos: 1. Parálisis cerebral N= 20 2. Disfasia del desarrollo N= 30 Retardo mental N= 8 4. Autismo N= 2 CONCLUSIONES El dispositivo gráfico espacialmente organizado de dibujos o símbolos Otorga una estructura visual que facilita la adquisición de conceptos del lenguaje y estructura sintáctica. La CAA proporciona un medio efectivo de transmisión de mensajes para niños de preescolar con déficit de habla y len­guaje; por ese motivo sirve como modo interino de comunicación, mejorando las capacidades comunicativas. La CAA no impide el desarrollo del habla Dr. Natalio Fejerman Características comunes - Déficit en la concentración de la atención (ADD), excepto en la torpeza motora - Labilidad emocional y baja tolerancia a la frustración - Mayor incidencia de enuresis, fobias, rabietas, problemas de conducta y de adaptación Si bien se observan fonnas puras de cada UIIO de estos subsíndromes, es habitual que los pacientes presenten también síntomas y signos correspondientes a las otras variedades de DCM. No obstante, el reconocimiento del cuadro dominante permitirá establecer prioridades en la orientación terapéutica. DISLEXIA. DISEUNCIÓN CEREBRAL MÍNIMA Cuadro 4. Disfunción Cerebral Mínima (DCM). Características clinicas Trastorno en la articulacion de las palabras Trastornos en la produccion del lenguaje verbal Trastornos en la adquisicion del lengujaje verbal Articulación defecuosa de Palabras adquiridas Falla en la codificacion del Lenguaje con comprension O descodificacion adecuadas Severo deficit en la compren- Sión del lenguaje verbal, que impide la produccion del habla Omision o sutitucion de los Sonidos. Articulacion inmadura Deficit de memoria auditiva y organización de secuencias. Vocabulario y estructuras gramaticales conservadas o levemente alteradas Restriccion del vocabulario con estructuras gramaticales pobres. Severas dificultades en comunicación y aprendizaje Dificultades en lecto –escriturano persistentes Falla de la conservacion de las palabras adquiridas. Se asocian habitualmente serios problemas de conducta Frecuentes dificultades en lecto-escritura TRASTORNO ARTICULATORIO DISFASIA DE EXPRESION DISFASIA DE RECEPCION O MIXTA TRASTORNOS DEL DESARROLLO DEL LENGUAJE 1 Los trastornos del desarrollo del lenguaje verbal se asocian siempre a problemas en el apren­dizaje de la escritura. No obstante, en un número significativo de niños que presentan dislexia­disgrafia dislinguistica los antecedentes de dificultades en el lenguaje verbal pueden pasar inad­ventidos. Los niños con examen neurológico e inteligencia normales que muestran vocabulario limitado, dificultad para adquirir palabras nuevas, errores en el vocabulario, uso limitado de estructuras gramaticales, omisiones de partes de las frases o déficit de comprensión que pueden incluir una inhabilidad para comprender determinados tipos de palabras, frases com­plejas o aun simples y un déficit en el procesamiento auditivo, constituyen claros ejemplos de DCM en el área del desarrollo del lenguaje, ya sea en la vertiente expresiva, la de recepción o ambas. Se puede reconocer un gradiente de sintomatología, pues los niños con trastorno articulatorio están más cerca de lo normal, los pacientes con disfasia de expresión tienen habi­tualmente trastornos articulatorios y los casos con disfasia de recepción presentan casi siempre un severo trastorno en la expresión del lenguaje. Cuanto más severo es el TDL, más pro­bable es su asociación con marcados problemas emocionales y de conducta. Es habitual que a los pacientes con disfasia mixta severa se los diagnostique erróneamente como sordos, autistas o con retardo mental. En cuanto a los trastornos del lenguaje y el aprendizaje, es importante diferenciar si se trata de un "problema del desarrollo" o bien de un cuadro irreversible asociado a lesión cerebral. En los niños con retraso simple del lenguaje o con trastorno articulatorio, resulta relativamente sencillo el diagnóstico al demostrar un examen neurológico normal, ausencia de defecto sensorial, buena comprensión del lenguaje verbal y adecuada comunicación gestual como indicadores de un funcionamiento intelectual normal. La disfasia de expresión presenta trastornos lingúísticos más específicos que pueden dificultar el diagnóstico diferencial con retardo mental o patología emocional. En estos niños es habitual encontrar cierto grado de torpeza motora y problemas de con­ducta secundarios a sus limitaciones en la expresión verbal, pero una evaluación psicolingúística y la conservación del gesto para comunicarse orientan hacia el diagnóstico. Los pacientes con disfasia de recepción o mixta, en cambio, son niños severamente perturbados en su comunicación: al no acceder a la comprensión del lenguaje hablado se manejan en el mundo de los sordos, aunque se trate de una agnosia auditiva verbal. Tienen alto riesgo de desarrollar serios problemas de con­ducta o aislamiento. Por lo tanto, los principales diagnósticos diferenciales son hipoacusia, psicosis, autismo y retardo mental. El diagnóstico temprano de sus déficit específicos permite favo­recerles otros canales de comunicación mientras se reeduca y mejora -aunque sea parcialmente- su conexión verbal. El diagnóstico diferencial con la afasia epiléptica adquirida o síndrome Landau-Kleffner es claro en los niños que ya habían adquirido su lenguaje normal, pues la afasia de recepción o mixta asociada a alteraciones electroencefalográficas características permite su reconocimiento, pero si esta condicion adquirida se presenta en etapas mas tempranas del desarrollo del lenguaje puede confundirse con una disfasia severa del desarrollo (Fejerman y Medina 1986)
1 Response
  1. CeciTCB Says:

    ¿es posible que un joven tenga un diagnostico de disfasia mixta identificando al mismo como TEA, sin que esto sea un error? el joven tiene un logro aceptable en comunicación escrita, en la interacción verbal evita mirar a los ojo, jamás dice que tiene un problema o que no esta bien.